Rate this post
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Cargando…

This post is also available in: Inglés

Brecha digital; qué es y qué se está haciendo para combatirla

Que la informática e Internet ofrecen opciones que pueden mejorar nuestras vidas está fuera de toda duda. Acceso a la información, a la comunicación, al empleo, a la enseñanza, a todo tipo de servicios… Internet facilita múltiples oportunidades a las personas que tenemos la suerte de poder acceder a la red. Sin embargo, hay que recordar que no todas las personas son capaces de acceder a todas esas oportunidades. Y eso supone un importante problema.

El concepto de “brecha digital” existe desde los años 80, y la lucha para combatirla ha pasado a formar parte de la agenda de gobiernos e instituciones alrededor de todo el mundo.

La brecha digital no sólo es una realidad hoy, sino que se agranda con el tiempo, profundizando las diferencias entre las personas. Así, la tendencia es que aquellos que más disfrutan de las tecnologías digitales sigan incrementando, cada vez a mayor ritmo, su aprovechamiento del catálogo de ventajas que estas ofrecen, mientras las personas que no lo hacen quedan atrás, aumentando cada vez más la brecha entre unas y otras.

En este artículo vamos a conocer un poco mejor qué es la brecha digital y qué es lo que se está haciendo para luchar contra ella. ¡Vamos allá!

¿Qué es la brecha digital?

Llamamos brecha digital a la diferencia que determinadas personas o grupos encuentran en el acceso y uso de las tecnologías digitales. Porque algo que debemos entender es que no todas las personas podemos acceder a la red ni utilizarla en igualdad de condiciones, y lo que para algunas personas es un acto sencillo y cotidiano, para otras puede ser complicado o directamente imposible.

El origen de la brecha digital puede obedecer a diversas causas. Puede tratarse de condiciones socio-económicas, cuestiones geográficas, de género, de edad, culturales, etc.

Así, resulta sencillo entender que las personas que vivan en ciertas zonas geográficas remotas o desfavorecidas tendrán muchas más dificultades de acceso a la red que aquellas que vivan, por ejemplo, en una ciudad occidental. O, dentro de la misma ciudad, también encontrarán mayores dificultades aquellos que dispongan de menos posibilidades económicas que aquellos que disfruten de unas mejores condiciones financieras.

Pero no sólo eso, la amplitud de la brecha no siempre dependerá de un factor económico. Por ejemplo, las personas mayores pueden tener más dificultades para utilizar Internet debido a la falta de costumbre o de conocimientos, lo que puede apartarlas de muchas oportunidades muy útiles para su vida cotidiana.

Además, hay que tener en cuenta que la existencia de la brecha digital no sólo supone diferencias en el acceso y el uso de Internet, sino también en el contenido que se genera en la propia red. Así, hay que recordar que la mayor parte del contenido que podemos encontrar estará dirigido, precisamente, a los grupos que más posibilidades de acceso y uso tengan, quedando con frecuencia olvidados los grupos que más sufren la brecha.

Algunas ideas para combatir la brecha digital

Siendo una realidad que afecta a un elevadísimo número de personas, muchos gobiernos, instituciones y particulares han tratado de eliminar o aminorar la profundidad de la brecha digital, a través de diversas iniciativas que han gozado de mayor o menor éxito.

-Programas de formación.

Es una de las claves en diversos ámbitos. Desde hace años, algunas instituciones han implementado planes para instruir en el uso de las nuevas tecnologías a los integrantes de diversos colectivos, como las personas mayores o los niños que viven en áreas desfavorecidas. Con ello se pretende que estas personas conozcan estas tecnologías y se acostumbren a su uso.

-Lugares de acceso comunitarios.

Se trata de iniciativas, habitualmente de índole local, que proporcionan espacios en los que los usuarios pueden acceder a la red utilizando dispositivos que son facilitados por instituciones públicas. Bibliotecas, escuelas y otros espacios en pueblos y ciudades facilitan este tipo de servicio, que puede resultar muy útil, tanto para usos puntuales como para acostumbrar a las personas al uso de la red.

-Acceso a tecnología a precios asequibles.

De igual manera, tanto instituciones públicas como privadas han lanzado ideas y programas para conseguir facilitar tecnología a precios asequibles, con el fin de que personas que disponen de menos posibilidades económicas puedan también acceder a dispositivos tecnológicos.

-Extensión de las redes.

En muchas ocasiones, las dificultades de acceso a Internet no sólo se deben a limitaciones socio-económicas, sino que tienen su origen en carencias técnicas, bien porque las redes sean insuficientes, bien porque directamente no ofrezcan cobertura en determinadas zonas.

En este tipo de situaciones, la solución está clara; se trata de dotar a la mayor cantidad de áreas posible de un acceso a Internet de la suficiente calidad como para que la red se pueda utilizar de forma satisfactoria.

-Acciones de voluntariado.

Generalmente enmarcadas en tareas formativas, pero también en otras iniciativas, como la distribución de dispositivos entre personas desfavorecidas, las acciones de “voluntariado tecnológico” han ganado adeptos durante los últimos años. Así, son cada vez más frecuentes, por ejemplo, las personas jubiladas que han trabajado en el sector tecnológico y enseñan altruistamente sus conocimientos a otras personas, o quienes donan dispositivos como ordenadores o teléfonos móviles a otras personas que puedan darles uso.

Probablemente, seguiremos oyendo hablar del concepto de brecha digital durante muchos años, y es que la lucha contra las desigualdades no suele resultar fácil ni encontrar un final. Aunque tal vez tú mismo, apreciado lector, tengas algunas buenas ideas que aportar.

¿Qué ideas se te ocurren para combatir la brecha digital? ¿Quieres compartirlas con los lectores de este blog? Puedes hacerlo muy fácilmente, dejando un mensaje en la caja de comentarios que se encuentra justo al final de este artículo.

Eso sí, antes de hacerlo, ¿por qué no echas un vistazo a eHorus?

Ehorus es un sistema de gestión remota de equipos informáticos (software de escritorio remoto) que puede ser de ayuda para muchas tareas. ¿Quieres ver cuáles?

Puedes conocer mucho más acerca de eHorus entrando en la siguiente dirección: https://ehorus.com/es/

O también puedes enviar cualquier consulta que tengas acerca de eHorus. Puedes hacerlo de una manera muy sencilla, gracias al formulario de contacto que se encuentra en la siguiente dirección: https://ehorus.com/es/contacta-con-nosotros-acceso-remoto-a-ordenador/

¡El equipo de eHorus estará encantado de atenderte!

RSS Feed