Rate this post
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Cargando…

This post is also available in: Inglés

En la época de la revolución tecnológica, la interacción “no personal” entre empresas y personas, es cada día más común en nuestra sociedad. Desde el servicio de soporte que nos atiende cuando hay cualquier incidencia en nuestra conexión a internet, hasta cuando dos empresas calendarizan una demo para tratar de cerrar un acuerdo. Cada vez es más infrecuente que exista un contacto directo entre las personas, creando la necesidad de usar nuevas aplicaciones y servicios donde haya un escritorio remoto.

Por otro lado, es mucho más frecuente observar la externalización de diferentes servicios, incluso a nivel internacional, por lo que la interacción remota se vuelve algo fundamental en las relaciones empresariales y en la ejecución de cualquier tipo de servicio informático. Es en este escenario, donde el control remoto de equipos cobra un papel fundamental. No nos referimos únicamente a las conferencias o videollamadas a través de internet, hablamos de un acceso a cualquier escritorio remoto sin importar su localización geográfica.

Para las compañías resulta fundamental el ahorro que supone el no necesitar invertir en desplazamientos de personal, aprovisionamiento de equipo específico para sus tareas, gastos de alojamiento y un largo etcétera. Además de los costes económicos, supondría emplear recursos personales durante largos períodos de tiempo, añadiendo otro sinfín de dificultades a la correcta realización de las tareas y por supuesto a su rentabilidad. Gracias a la gestión remota todos estos costes desaparecen, necesitando solo la ayuda de un software para acceder a equipos de cualquier parte del mundo.

Existen diferentes aplicaciones de control de escritorio remoto, algunos de los tipos más comunes consisten en:

1. Instalación de un cliente pesado en ambos extremos de la conexión. La comunicación requiere participación activa por parte de dos individuos (facilitar claves de acceso, autorizacón, etc.)

2. Instalación de un cliente pesado en un extremo y de un agente de escucha pasivo en el otro. La comunicación se establece desde el lado del cliente pesado, y el agente se mantiene a la escucha.

3. Control remoto de uso web, en este caso únicamente se instala un servicio que permanece a la escucha, al que es posible acceder desde cualquier lugar sin necesidad de instalar un cliente pesado. Mientras exista acceso a internet, es posible hacerlo en cualquier momento desde cualquier dispositivo con un navegador: pc, tablet o Smartphone.

Como puede verse, el tercer tipo ofrece una serie de ventajas importantes con respecto a los otros dos, por este motivo eHorus ha sido creado para pertenecer a este grupo. Ehorus no necesita un cliente pesado para utilizar nuestros servicios de escritorio remoto, otorga una infinita flexibilidad, pudiendo acceder desde cualquier lugar o dispositivo para conectarse y realizar las tareas necesarias, además del ahorro de no necesitar un hardware en el que instalar el cliente pesado. El servicio de escritorio remoto web es otorgado con la instalación del servicio (agente de eHorus), que permanece a la escucha, y además permite compartir ficheros, administración de procesos y servicios, y acceso a línea de comando de forma inmediata.

La seguridad consiste en varios puntos:

Cifrado de las comunicaciones por SSL.

Usuario y contraseña de acceso al portal de eHorus.

Contraseña independiente para acceso a cada equipo. Esta contraseña es almacenada localmente en las máquinas remotas, y permanece encriptada, impidiendo el acceso a un fichero “central” con las contraseñas de todas nuestras máquinas, incrementando notablemente la seguridad.

Como bien es sabido, una de las causas principales de accesos no autorizados, hackeos y puertas traseras, somos las propias personas, que no prestamos la suficiente atención a la seguridad de nuestros entornos. Contraseñas débiles, simples y obvias que facilitan ataques de diccionario, credenciales almacenadas en ficheros .txt en el escritorio remoto, notas sobre la mesa con nuestras contraseñas, accesos a sitios web dudosos o descargas de software en webs públicas, son muchos de los errores que todos podemos cometer y que pueden vulnerar nuestra seguridad. Por estos motivos, la única garantía existente para una seguridad total reside en nosotros mismos.

A pesar de los potenciales problemas de seguridad derivados de descuidos humanos, hoy en día sería impensable poder tener los niveles de comunicación y servicios existentes entre empresas sin la ayuda del escritorio remoto, y cuanto más rápido, seguro y ligero sea, muchas más ventajas ofrece y más problemas y costes puede ahorrar, por lo que los servicios de uso web pasan a ocupar uno de los planos principales en este escenario.

Las tecnologías avanzan a un ritmo vertiginoso, por lo que también continuarán apareciendo sistemas diferentes de acceso a escritorio remoto. Actualmente, dadas todas las ventajas que supone sobre otros sistemas, la mejor opción es la versión de escritorio remoto web, como la que ofrece eHorus. Se puede descargar eHorus del sitio web oficial, así como la documentación completa, y solicitar información adicional en el mismo sitio. Además, cuenta con foro de soporte a la comunidad donde poder consultar dudas y reportar problemas o posibles mejoras.

RSS Feed