1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(1 votes, average: 5,00)
Cargando…

This post is also available in: Inglés

¿HDD o SDD? Ventajas e inconvenientes de cada tipo

¿HDD o SDD? Esta es una pregunta que pocos nos hacíamos hace apenas unos años. Sin embargo, la batalla de las unidades de almacenamiento se ha puesto interesante últimamente…

¿No tienes ni idea de cuáles son las diferencias entre un tipo u otro ni de cuáles son las ventajas o inconvenientes que te ofrece cada modalidad? En este artículo vamos a ver, a grandes rasgos y de una forma muy sencilla, en qué consiste cada uno de estos tipos de unidad. ¿Comenzamos?

HDD o SDD. ¿De qué estamos hablando?

Cuando hablamos de HDD y SDD probablemente ya sabrás a estas alturas que estamos tratando acerca de dos tipos distintos de unidad de almacenamiento de datos. Sin embargo, viene bien conocer, aunque sea un poco por encima, en qué consiste cada uno de ellos.

El disco duro (Hard Drive Disk) es un componente informático que se dedica al almacenamiento de datos y que, a diferencia de la memoria RAM, no los pierde cuando el equipo se apaga.

Una de las principales características de este tipo de disco duro es que está formado por piezas mecánicas; esencialmente, se trata de uno o varios discos rígidos que giran a gran velocidad (hablamos de miles de RPM) entorno a un eje, en el interior de una caja. En cada disco, un cabezal lee o graba datos de forma magnética sobre cada una de sus caras.

La unidad de estado sólido (Solid State Drive) es igualmente un componente utilizado para el almacenamiento de datos, pero la forma en que está diseñada no tiene nada que ver con la estructura del HDD.

La SDD almacena los datos en microchips que disponen de memorias flash interconectadas. Disponen, por tanto, de un microprocesador propio (llamado “controlador”) que se encarga de las tareas de lectura/escritura de datos.

HDD o SDD; ventajas e inconvenientes de cada tipo

Cuando se trata de elegir entre un tipo de dispositivo o componente u otro, siempre debemos hacernos la siguiente pregunta: ¿cuál es el uso que vamos a darle? Y en este caso no nos encontramos ante una excepción.

¿Necesitas velocidad? ¿Una gran capacidad de almacenamiento? ¿O lo que te interesa es que tu unidad de almacenamiento no te cueste mucho dinero y dure más tiempo? Antes de optar por un tipo u otro deberías tener clara la respuesta a este tipo de preguntas.

-Precio.

Si nos fijamos en el aspecto económico, la batalla está ganada de parte de los HDD. Al tratarse las unidades SDD de una tecnología más novedosa, el precio suele ser superior. No obstante, como suele suceder cuando se introducen tecnologías novedosas, la diferencia en los precios viene estrechándose últimamente, por lo que las SDD tienden a ser más asequibles.

-Almacenamiento.

En estrecha relación con el precio, el HDD también obtiene ventaja. A igualdad de precios, las opciones HDD suelen ofrecer capacidades de almacenamiento sustancialmente superiores a las de las SDD. Punto para los HDD.

-Velocidad.

Aquí, sin embargo, ganan la partida las SDD, que pueden alcanzar velocidades que tripliquen (o más) las de los HDD, cuestión que se nota especialmente en el arranque del sistema operativo y en la ejecución de programas.

-Durabilidad.

Aquí también existen diferencias notables. Una de las particularidades de las memorias flash que sirven como base a las SDD es que sólo se puede escribir en ellas un número determinado de ocasiones. Así, lo más habitual será que la durabilidad de un HDD sea mayor que la de una SDD. Además, hay que tener en cuenta que las SDD pueden comenzar a perder la información que tienen almacenada si pasas cierto tiempo sin utilizarlas, así deberás tener especial cuidado con esta cuestión.

No obstante, existe otro aspecto relacionado con la vida útil de las SDD que debes tener en cuenta y es que suelen soportar mejor los golpes que los HDD. Lo que no significa que debas utilizarlas para clavar clavos, claro está…

Así las cosas, y volviendo a la cuestión inicial del tipo de uso que vayas a darle a tu equipo, si lo que quieres es más capacidad de almacenamiento por un precio más asequible, es posible que te interese optar por un HDD, mientras si lo que buscas es más velocidad, puede que tu opción más adecuada sea una SDD. En todo caso, ¡tú decides!

Y además, recuerda que también puedes optar por ambas opciones. Puedes, por ejemplo, instalar el sistema operativo en una SDD y utilizar un HDD como unidad adicional para almacenamiento. Eso sí, en el caso de elegir esta opción deberás asegurarte antes de que tu equipo te permite la instalación de dos unidades de almacenamiento. Y además tendrás que rascarte el bolsillo dos veces…

Hasta aquí hemos visto algunas de las ventajas e inconvenientes que te ofrecen los HDD y las SDD, pero recuerda que lo que hemos comentado aquí son tendencias generales; el rendimiento final del tipo de disco por el que te decantes dependerá en última instancia de otros aspectos, como la marca por la que optes, el precio, la gama de la que se trate, etc.

¿Te cuesta decidirte? ¡Es normal! Y es que hacerlo no siempre es fácil. Eso sí, algo que siempre ayuda es conocer las diferentes opciones disponibles.

Por ejemplo, es posible que también necesites un buen software de escritorio remoto. O puede que aún no sepas qué es, pero te interese conocerlo. ¿Qué tal si dedicas unos minutos a descubrir eHorus?

Ehorus es un programa de gestión remota de equipos informáticos (software de escritorio remoto), que puede utilizarse para múltiples tareas.

¿Quieres conocer mejor qué es lo que puedes hacer con eHorus? Entra aquí y verás: https://ehorus.com/es/

O también puedes preguntar cualquier duda que tengas acerca de eHorus. Puedes hacerlo de forma muy sencilla, gracias al formulario de contacto que se encuentra en la siguiente dirección: https://ehorus.com/es/contacta-con-nosotros-acceso-remoto-a-ordenador/

¡El equipazo de eHorus estará encantado de atenderte!

RSS Feed