Rate this post
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Cargando…

This post is also available in: Inglés

5 motivos por los que Internet puede ir lento en el móvil

¡Otra vez ha vuelto a pasar! Tu teléfono móvil no ha sido capaz de conectarse a Internet en el justo momento en el que más lo necesitabas. Y por culpa de esto no has sido capaz de responder a la pregunta de quesito y tu desconocido (y odiado) oponente te ha ganado la partida. ¡Maldición!

Aunque este ejemplo sea anecdótico, a veces la conexión a Internet de nuestro teléfono móvil falla o se vuelve terriblemente lenta en el momento menos oportuno.

Según el lugar en el que nos encontremos y la conexión de que dispongamos, será más o menos difícil prevenir este tipo de incidentes. Aunque lo que sí podemos hacer es ver cuáles son algunas de las causas por las que Internet puede ir lento en un teléfono móvil.

Internet lento en el móvil: 5 razones

-Problemas con la conexión Wi-Fi

Wi-Fi es una palabra que suele hacer gracia a abuelos y abuelas de habla hispana de todas las latitudes, pero además de esto conviene saber que da nombre a un tipo de tecnología que permite conectarse a Internet a través de una banda ancha. El problema, es que a veces la conexión Wi-Fi no funciona bien, o la banda no es tan ancha como necesitaríamos.

Aunque a veces se nos olvide, los dispositivos que nos facilitan el uso de la informática existen en un mundo físico, en el que diversas variables pueden tener gran influencia. En el caso de las conexiones Wi-Fi, la distancia al router que la sirve puede suponer la diferencia entre una conexión rápida y una lenta, o incluso suponer la falta de cobertura.

Por suerte, si este es el problema, podremos saberlo sin demasiada dificultad. Basta con comprobar, en el indicador de nuestro teléfono móvil, cuál es la potencia de nuestra conexión. A veces será suficiente con que nos movamos un poco (comprobando los efectos que nuestros desplazamientos tienen sobre la potencia de nuestra conexión para irnos guiando) y dispondremos, por fin, de la fuerza necesaria en nuestra conexión, que nos permita acceder a la red a una velocidad decente.

Eso sí, ten en cuenta que, en ocasiones, las conexiones Wi-Fi no ofrecen la potencia necesaria para dar cobertura a todos los usuarios si hay muchos dispositivos utilizándolas simultáneamente. Así que si este es el caso y, por mucho que te hayas movido, no has conseguido conectarte, mantén la calma, no tires tu Smartphone por la ventana y busca otra solución.

-Problemas con la conexión de red

La conexión de red suele ser la más utilizada cuando accedemos a través de nuestros teléfonos móviles, por lo que también suele ser la que da más problemas.

Este tipo de conexión es la que utilizamos cuando no estamos en casa, en el trabajo o en algún otro lugar en el que podamos hacer uso de una conexión Wi-Fi. Por ejemplo, cuando utilizamos Internet en la calle solemos utilizar la conexión de red, que previamente deberemos haber contratado con un proveedor de servicios de Internet.

A este tipo de conexión es a la que hacemos referencia cuando hablamos acerca de los “datos” que consumimos en nuestro teléfono móvil. Lo que ocurre es que, por más que sea un servicio de pago, el lugar en el que nos encontremos (de nuevo, el mundo físico…) o la calidad de la conexión que nos provean será determinante a la hora de disponer o no de una buena conexión.

Además, ten en cuenta que, en lo que a conexiones a Internet a refiere, las averías también ocurren. A veces la caída de la señal tendrá que ver con alguna incidencia puntual de nuestro proveedor, por lo que deberás ser paciente o buscar otras opciones de conexión.

-Tu móvil no funciona bien

Es cierto que, cuando Internet va lento, tendemos a pensar que la culpa es de la conexión, pero también es posible que sea cosa del dispositivo que estemos utilizando.

Los móviles antiguos suelen tener problemas con las actuales conexiones 4G. Además, una RAM demasiado apurada o un disco duro lleno pueden ser fuentes de múltiples problemas, por no hablar de posibles averías en el dispositivo, o incluso del mal funcionamiento de su software.

Si tus problemas suelen ser recurrentes, piensa en ello. Tal vez la solución esté en un cambio de móvil o en la reparación del actual…

-Hemos agotado nuestros “datos”

Tu móvil va como un tiro (es el último modelo, recién salido de la fábrica) y llevas utilizando tu conexión toda la mañana -has estado viendo vídeos en HD del lorito bailón– hasta que, de repente, ha dejado de funcionar. ¡Cuidado! Es posible que te hayas quedado sin datos…

Si no estás utilizando una conexión Wi-Fi y estás consumiendo contenido (como el vídeo) que implique una importante transmisión de datos, es probable que el servicio mensual que te preste tu proveedor haya llegado a su fin. En ese momento, dependiendo del proveedor, la velocidad de tu conexión podría desplomarse hasta ser casi inutilizable.

Comprueba en tu teléfono cuántos datos has consumido, consulta si has recibido algún mensaje comunicándote que has consumido todos los datos o contacta con tu proveedor para que te informe. Así podrás saber si esta es la razón de que no puedas seguir disfrutando del lorito.

-Tienes el acceso a la conexión de red desactivado

El mes pasado consumiste todos tus datos en 3 días, y has aprendido la lección. Por eso, desconectaste la conexión de red en tu teléfono y sólo te conectas a través de redes Wi-Fi. El problema es que te olvidaste de ello y ahora, que no tienes una Wi-Fi a mano, te preguntas por qué no puedes acceder a Internet.

El motivo es evidente. Si desactivas el acceso a la conexión de red no podrás hacer uso de tus “datos”, así que tendrás que activarla de nuevo, y vigilar su consumo para no quedarte sin ellos antes de tiempo.

Y ahora que ya conoces estos 5 motivos por los que Internet puede ir lento en tu móvil, ¿qué tal si conoces al pequeño eHorus?

RSS Feed