Rate this post
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Cargando…

This post is also available in: Inglés

Productividad en una empresa; cómo mantenerla en verano

Llega el veranito y trabajar no es lo que más nos apetece. Es un hecho. El sol resplandeciendo en el cielo, las terrazas llenas, las cervecitas, los helados… ¡la playa! Lo cierto es que el verano es una época en la que resulta difícil concentrarse en el trabajo y olvidarse de los placeres que nos ofrece la temporada estival. Además, suele ser un periodo del año en el que ya acumulamos muchos meses sin disfrutar de unas buenas vacaciones, y el cansancio puede apoderarse de nosotros.

Sin embargo, nuestras obligaciones siguen presentes, y que haya llegado el calor no significa que podamos detener nuestras tareas o nuestra empresa durante meses. A la espera de las vacaciones, hay que seguir trabajando, y cuanto más productivos seamos, mejor.

Pero claro, ¿cómo lograrlo? ¿Como dejar aparcado el sueño de darnos un baño en el mar o el de dar un paseo por la montaña hasta el día en el que llegue tan esperado momento? Veamos algunas ideas para hacerte más llevadera la espera y conseguir seguir rindiendo como siempre.

– Mantente a una temperatura adecuada e hidrátate bien

¿Ves esas cara de sofoco en tu equipo? No es que tu gente venga de correr una maratón, es que en tu oficina podrían freirse croquetas sobre los escritorios.

Existe una temperatura ideal para casi todo, y el trabajo no es una excepción. Las altas temperaturas son uno de los factores que más contribuyen a un descenso en la productividad. ¿Te parece muy caro el aire acondicionado? Te parecerá barato en comparación con la pérdida de rendimiento que sufrirá tu equipo si pasa demasiado calor. Y no olvides beber agua; la deshidratación aparece sin que te des cuenta y también afectará a tu rendimiento.

– Concéntrate más que nunca

Existen tantas actividades atractivas que puedes hacer en verano… y por eso es el momento en el que necesitarás más concentración para que tu mente no eche a volar y se pierda entre fantasías de cócteles y baños en una piscina.

Por suerte, en verano el sol suele lucir hasta bien entrada la tarde, por lo que es probable que aún tengas tiempo para disfrutar de muchas actividades a la salida del trabajo. Así que aprende a separar lo uno de lo otro: ahora toca trabajar y después llegará el ocio. Para conseguirlo puedes adoptar algunas buenas costumbres, como la fijación de objetivos o utilizar técnicas de gestión del tiempo. ¿Has oído hablar de la Técnica Pomodoro ¡Puede ser el momento ideal para que la pongas en práctica!

– Intenta comer ligero

Las comidas copiosas son pesadas en cualquier época del año, pero en verano pueden ser más de lo que puedas aguantar… Productos como las frutas y los vegetales son beneficiosos en cualquier época del año, y apetecen en verano más que nunca. Tal vez sea un buen momento para introducirlos o incrementarlos en tu dieta…

– Fomenta actividades de grupo

¿Llevas tiempo pensando que sería buena idea organizar alguna actividad para fomentar el espíritu de equipo? ¡El verano es una época fantástica para conseguirlo! Desde unas cañas en una terraza hasta actividades más organizadas, como una escapada al campo, seguro que encuentras un momento perfecto para conseguir que tu gente se conozca mejor, se relaje e intercambie ideas.

– Gamifica el trabajo

En verano la rutina pesa más que en cualquier otra época del año. ¿Por qué no piensas en cómo darle un empujoncito a tu equipo? Además de para fortalecer el grupo, la época estival es la más adecuada para introducir actividades de trabajo diferentes que rompan la rutina.

¿Has oído hablar de la “gamificación del trabajo”? Consiste en introducir características propias de los juegos en el entorno laboral, lo que puede ser una estupenda manera de incluir elementos nuevos que supongan un estímulo en una época del año en la que las cabezas suelen estar en otra parte. ¿Te suena bien todo esto y quieres saber un poco más? Estás de enhorabuena, ya hemos escrito un artículo que habla sobre gamificación en el trabajo en nuestro blog de Integria IMS (que también deberías visitar…).

– Deja un espacio para nuevos proyectos

Tal vez haya miembros de tu equipo que llevan meses dándole vueltas en la cabeza a algún proyecto para la empresa o a alguna nueva idea. O tal vez seas tú mismo el que quiere hacer algo diferente. Puede que haya llegado el momento de daros una oportunidad.

El verano es una época en la que el volumen de trabajo desciende en algunas empresas, por lo que puede ser la ocasión ideal para emprender pequeños proyectos o trabajar en algunas ideas para las que no has encontrado tiempo a lo largo del año. Fomenta este tipo de iniciativas; será una buena forma de aprovechar el tiempo y dar cabida a retos personales.

– Flexibiliza el trabajo

La flexibilidad horaria es positiva en cualquier momento del año (siempre que las características del puesto de trabajo lo permitan), pero en verano tiene más sentido que nunca. Facilitarla permitirá mejorar la conciliación familiar, aún más necesaria en estas fechas, y el acceso a actividades de ocio. Ah, y dentro de la flexibilización no te olvides del teletrabajo. Facilitará las cosas a tu gente y será una opción muy apreciada.

– Haz balance del año

El verano supone una época de “corte” para muchas empresas, y el momento ideal para hacer balance. ¿Qué tal han ido las cosas durante los últimos meses? ¿Qué cambios podríamos implementar para mejorar la empresa a la vuelta de las vacaciones? Los días antes de que una parte importante del equipo se vaya de vacaciones pueden ser ideales para distribuir encuestas entre tu gente, pedirles su opinión y escuchar sus ideas para volver más fuertes que nunca en el mes de septiembre.

Estas son algunas ideas para mantener la productividad de una empresa en pleno verano y hacer más llevaderos esos días tan calurosos. Dentro de poco podrás disfrutar de tus merecidas vacaciones, así que coge fuerza y dale un pequeño empujón a tu trabajo.

¡Eso sí, antes echa un vistazo a eHorus!

RSS Feed