1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(1 votes, average: 4,00)
Cargando…

This post is also available in: Inglés

Síndrome del trabajador quemado. ¿Qué es? 6 ideas para evitarlo

Has dormido fatal. Cada día te apetece menos ir a trabajar. Por la mañana te levantas agotado y con una sensación de absoluta desgana, pensando en lo que te espera durante todo el día. Puede que incluso tu aspecto se vea afectado. No te gusta la cara que ves ante el espejo. Te duele el estómago. No disfrutas de tu día a día. ¡Que alguien te libre de todo esto!

¿Te sientes de esta manera? Si es así, es posible que sufras el conocido como síndrome del trabajador quemado (o síndrome burnout). En este artículo vamos a conocer en qué consiste y algunas ideas para intentar prevenirlo.

¿Qué es el síndrome del trabajador quemado?

El síndrome burnout es un problema que afecta a miles de trabajadores alrededor del mundo (en algunas ocupaciones se estima que alcanza hasta al 30-40% de los profesionales), y que consiste en un tipo de estrés laboral crónico que presenta características como el agotamiento físico y mental, la desmotivación e incluso la depresión.

Descrito por primera vez en 1.969 por el investigador H.B. Bradley y desarrollado en 1.974 por el psicólogo Herbert Freudenberger, este último describe la “sobrecarga” de trabajo como un factor determinante en el síndrome.

Los trabajadores que sufren este problema suelen ser personas especialmente responsables y comprometidas con su empleo, que al afrontar cargas de trabajo excesivas terminan saturándose y cayendo en el agotamiento y la desmotivación. Otro factor relevante en la aparición del sindrome del trabajador quemado es que suele manifestarse en trabajadores que se relacionan frecuentemente con clientes, como personal sanitario (médicos, enfermeras, etc.), docente, o trabajadores del sector de la atención al cliente (en especial teleoperadores). No obstante, y aunque éstos suelen ser los colectivos más afectados, puede manifestarse en cualquier tipo de empleo.

Factores concretos que promueven la aparición del síndrome son los horarios de trabajo prolongados (por encima de 8 horas diarias), la escasez o mala calidad del descanso, una responsabilidad y estrés excesivos, un mal clima en el lugar de trabajo, una escasa remuneración económica o una permanencia demasiado prolongada en el mismo ambiente laboral. También factores ajenos al trabajo, como los problemas familiares o económicos, pueden aumentar las probabilidades de caer en el síndrome burnout.

El síndrome del trabajador quemado se manifiesta a través de múltiples síntomas, entre los que se encuentran molestias estomacales, ansiedad, insomnio, dolores de cabeza, pesimismo, desmotivación o absentismo laboral. En especial, la persona que lo sufre pierde su capacidad para disfrutar, tanto del trabajo como incluso del tiempo libre. También sus familiares y personas cercanas pueden verse afectadas por cambios en el carácter. En casos graves, puede causar depresión, e incluso se han reportado algunos casos de suicidio.

¿Cómo prevenir el síndrome burnout?

Si tienes una empresa u ocupas un puesto directivo, hay algunas formas de intentar evitar que el síndrome del trabajador quemado afecte a tu gente. Estas son algunas ideas.

– Cuida del bienestar de tus trabajadores.

Preocúpate por tu personal y aprende a detectar casos incipientes de síndrome burnout. Si crees que puede estar afectando a algún integrante de tu equipo, habla con él o que alguna persona de su confianza lo haga (ten en cuenta que una de las características del síndrome es que quien lo padece suele negar que lo sufra), proponle recibir tratamiento profesional y toma las medidas necesarias para evitar que vaya a más.

– Reparte bien el trabajo.

Como hemos visto, un factor determinante en la aparición del síndrome es una sobrecarga excesiva de trabajo. Por eso, una buena medida para prevenirlo es no permitir que eso suceda. No abrumes a tus trabajadores con demasiadas tareas. Estarás haciendo una peligrosa llamada al síndrome burnout, y además es probable que incluso baje su rendimiento.

– Proporciona un buen ambiente de trabajo.

Tanto a nivel material (mobiliario, iluminación, temperatura, etc.) como a nivel grupal, fomentando unas buenas relaciones entre las distintas personas que formen parte de la empresa, facilitar un buen ambiente en el trabajo será esencial para conseguir ahuyentar el fantasma del síndrome burnout. Puedes encontrar en los siguientes artículos algunas ideas para mejorar el ambiente en el trabajo y gestionar el estrés laboral.

– Proporciona las herramientas adecuadas para trabajar.

Sea en modo de equipo y material, sea en modo de formación, debes dotar a tus trabajadores de las herramientas que necesiten para hacer bien su trabajo. De lo contrario, su rendimiento bajará y el estrés y la desesperación por no poder cumplir con sus obligaciones harán acto de presencia.

– Sé justo con la remuneración.

Un salario demasiado bajo es un estímulo para que llegue la desmotivación. Si además se junta con problemas económicos, la mezcla puede ser insufrible. La precariedad puede ser un peso insoportable para las personas y terminar provocando un gran desgaste, desmotivación e incluso un descenso en el rendimiento. ¿Es eso lo que quieres?

– Facilita una mayor flexibilidad laboral.

En determinadas situaciones existen factores ajenos al trabajo que pueden añadir dosis extra de estrés a la jornada laboral. Personas que tienen dificultades para llegar al centro de trabajo –por ejemplo porque deban lidiar con atascos y aglomeraciones- o que sufran grandes problemas para conciliar su vida laboral y familiar, pueden acumular una gran cantidad de presión que puede desembocar en un síndrome burnout. Por eso, facilitar una jornada de trabajo flexible, o incluso teletrabajo (parcial o total) puede suponer un tremendo alivio y evitar problemas mayores.

Para finalizar, recuerda que el síndrome burnout puede llegar a ser una dolencia muy grave, por lo que debe ser tratada con seriedad. Como adelantábamos, en algunos países se han reportado incluso casos de suicidio relacionados con este problema. Por eso, si piensas que alguna persona que conozcas o tú mismo lo podéis estar sufriendo, lo primero que debéis hacer es poneros en manos de profesionales cualificados para ayudaros.

Disfruta de la vida y de tu trabajo. No dejes que te queme, ni que queme a tus empleados.

Y si tienes un ratito libre, entra a conocer eHorus. Seguro que te es de mucha ayuda en tu día a día.

¡Gracias!

RSS Feed