Rate this post
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Cargando…

This post is also available in: Inglés

Tipos de emprendedores; conoce sus fortalezas y debilidades

Si hace más de 5 años decidiste montar un negocio y éste sigue en pie, lo más posible es que seas un buen emprendedor. Pero, ¿sabes de qué tipo eres? Si quieres averiguarlo lee este artículo sobre los nueve tipos de emprendedores que existen y…¡sal de dudas!

– El emprendedor con origen humilde

Siempre ha sido un currante, aprovecha las horas mientras trabaja y hace lo necesario para que él y su familia estén bien cuidados. El panadero, la pescadera, el carnicero y la zapatera son buenos ejemplos de emprendedores humildes. Trabajan muchas horas y no suelen tener tantos beneficios como otros emprendedores. Pero no siempre es así, muchas veces el trabajo tiene sus frutos y pueden acabar teniendo grandes empresas a pesar de tener unos orígenes humildes. Un ejemplo podría ser Amancio Ortega en sus inicios: dicen que dejo de estudiar para ponerse a trabajar en una camisería, hasta que decidió abrir la tienda Goa donde vendía batas de boatiné. Actualmente amasa una de las mayores fortunas del sector textil.

– El emprendedor señorito

Dentro de este tipo de emprendedor podríamos dividirlo en dos tipos, en primer lugar aquellos que han heredado una empresa con grandes beneficios y en segundo lugar, aquellos a los que sus padres les han montado un pequeño negocio. Son familias adineradas que han buscado un hueco a sus hijos para que puedan trabajar en lo que les gusta o para que continúen manteniendo su imperio. Pueden ser tan trabajadores como cualquiera de los tipos que presentamos; muchos se han formado con estudios universitarios y se han preparado para poder heredar el imperio familiar y hacer que continúe a flote. Es más, hay casos en los que una empresa comienza a ir mal y los hijos toman las riendas, haciendo que esas empresas mejoren y se mantengan a flote. Un ejemplo podría ser Adriana, la heredera de Adolfo Domínguez. Adriana ha comenzado a dar un nuevo rumbo a la empresa de su padre para evitar que la marca continúe perdiendo dinero.

– El emprendedor por necesidad

Puede ser una persona que se ha quedado sin empleo, y que por edad u otro motivo, no consigue ser contratada y necesita ingresos. Muchos de ellos preferirían ser asalariados, pero por circunstancias de la vida se han visto obligados a salir adelante invirtiendo su dinero en un pequeño negocio. En este caso podríamos ver a María Dolores Prieto y José María Salgueiro, posiblemente no os suenen de nada, pero son una pareja de las muchas que se han quedado desempleados con más de 40 años, que al ver que ninguno era contratado debido a la edad, decidieron abrir una franquicia de supermercados Día. Es un tipo de emprendedor con bastante riesgo, ya que aunque muchos salgan adelante, otros fracasan estrepitosamente, arruinándose aún más.

– El emprendedor oportunista

Está continuamente analizando el mercado, observado qué necesidades no están cubiertas. Cuando encuentra la oportunidad y ve un buen negocio se pone manos a la obra para formar parte del sector, aprende todo lo posible y crea una empresa. Hay quien en vez de ver una oportunidad, puede ver 10, por lo que es un emprendedor nato. Aquí hay que tener especial cuidado: puedes escoger un mal momento y llegar cuando hay demasiada competencia y si no tienes un producto muy diferenciado puedes acabar en quiebra. ¿Recuerdas las tiendas que había por tu ciudad de cigarrillos electrónicos? ¿Cuántas hay ahora? Si eres de este tipo de emprendedor y ves que el negocio empieza a ir mal, sin posibilidad de que remonte, véndelo antes de empezar a tener grandes deudas.

– El emprendedor por puro azar

Hay quien dice que el azar en el emprendimiento no existe y si tu empresa ha triunfado es porque has sabido que iba a funcionar desde el principio. Por otro lado, las personas que han acabado heredando un negocio por puro azar, pueden tener poca implicación en el negocio, y esta falta de implicación puede llevar a la quiebra del negocio. Imagina que el hijo de un mecánico al que le gusta hacer croché hereda su empresa, quizás no preste ninguna atención y el negocio acabe cerrando. Sin embargo también está la posibilidad de que un chaval joven que ha trabajado toda la vida en el taller compre la empresa porque ningún familiar quiere hacerse cargo, y finalmente el taller se mantenga. Ambos podrían considerarse casos de puro azar, aunque en este caso tiene ciertas similitudes con algunos mencionados anteriormente.

– El emprendedor apasionado

Tiene una gran idea, algo que le apasiona, es feliz trabajando y ha decidido montar una empresa para hacer su idea rentable. Trabaja a todas horas y realmente disfruta haciendo lo que hace. El principal problema dentro de estos tipos de negocio es cuando tu pasión es algo que no apasiona a demasiada gente o apasiona a tantos que ya no tienes lugar en el mercado. Hay que ser muy inteligentes y saber hacer las cosas bien para poder llegar lejos. Un ejemplo aquí podría ser el equipo de Angry Birds, un juego que seguro que todos conoceréis. En 2003 unos jóvenes de Finlandia, decidieron crear un juego tras otro hasta que alguno tuviera éxito, cuando tuvieron la idea de conseguir llegar a un público más amplio, fue cuando realmente triunfaron. Este juego, al igual que el Candy Crush entre otros, son de los pocos a los que no juega únicamente un público comúnmente denominado “gamer”, puesto que puedes ver como tu madre, tu padre y tu abuela lanzan pájaros a cerdos verdes o alinean caramelitos para ganar más puntos.

– El emprendedor inversionista

Este emprendedor suele tener un buen capital, puede tener varias empresas o ser un trabajador asalariado, pero su idea es reinvertir su dinero para hacerlo crecer. Posiblemente juegue en bolsa y a parte de eso invierte su dinero en empresas para sacar rentabilidad, pueden tener participaciones o empresas completas y suelen vender cuando ven dificultades o tienen otro buen negocio a la vista. No se sienten atados a las empresas, sino al dinero. Para ser un emprendedor inversionista hace falta ser una persona con dinero y ser inteligente, o al menos tener buenos asesores. Un buen ejemplo podría ser el actual presidente de los EEUU, Donald Trump.

– El emprendedor tirano

Su objetivo es el dinero y no le importa pasar por encima de nadie para conseguirlo. Suelen tener influencia y son capaces de convencer a los demás de sus ideas. Son líderes natos, con un gran prestigio, pero a veces pueden abusar de su poder. Otros tipos de emprendedores pueden pasar a ser tiranos durante un tiempo o para siempre. Los motivos por los que un emprendedor puede convertirse en tirano son variados; por ejemplo, cuando la empresa está en crecimiento, hay muchas responsabilidades que requieren una mayor atención, pero no saber delegar y no confiar en nadie, sin dejarles hacer su trabajo, puede llevarte a ser un auténtico tirano. Un buen ejemplo de emprendedor tirano podría ser Montgomery Burns.

– El emprendedor social

Es un tipo de emprendedor cuya finalidad no es ganar el máximo dinero posible, sino ayudar a otras personas. Puede ser que no venda ningún producto en particular, sino que luche por promover derechos o mejorar las condiciones de mujeres, niños, refugiados, u otros colectivos minoritarios o no, en posición de necesitarlo. Un claro ejemplo es Viviana Waisam. Viviana es conocida por defender los derechos de la mujer; tiene una organización sin ánimo de lucro desde la que promueve un cambio social para mujeres y niñas. El principal problema de este tipo de emprendedor es que en ocasiones olvidan que necesitan dinero para mantener su causa; además, no todos pueden cumplir sus sueños solidarios.

– Emprendedor tecnológico

Si te preguntas quién es la persona con más patrimonio, efectivamente, es Bill Gates. Con 89.000 millones de dólares en su haber, lleva 24 años consecutivos liderando el ranking de los más ricos. Entre los cinco primeros puestos encontramos a Bezos, fundador de Amazon con 81.500 y Mark Zuckerberg con 78.000. Como verás, la tecnología está amasando grandes fortunas. Todos ellos suelen ser personas que podrían formar parte de los otros grupos (familias humildes, apasionados por lo que hacen, etc.) que en algún punto de sus vidas deciden apostar por la tecnología. Actualmente, los tres arriba mencionados se han unido para fomentar las energías limpias. Pero no todos los empresarios tecnológicos acaban ganando fortunas; ahora el software está más de moda que antes y muchos invierten dinero en diferentes ideas. Si quieres comenzar en este sector, cuidado, estudia a la competencia, desarrolla tu idea y más vale que sepas algo de código para triunfar, o tener un buen compañero.

Y ahora que ya conoces 9 tipos de emprendedores, permítenos presentarte nuestra empresa: Artica ST. Fue creada por un emprendedor tecnológico con muchas ganas y nuevas ideas. Una de nuestras últimas creaciones ha sido eHorus. Si quieres saber más, visita nuestra web y descubre todo lo que podemos hacer por ti.

RSS Feed