1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(5 votes, average: 3,80)
Cargando…

This post is also available in: Inglés

Modelos de negocio; una breve descripción y nueve ejemplos

¿Has entrado buscando fotos de estupendos/as chicos/as dedicados a la profesión del modelaje para que fueran a sacarse unas cuantas instantáneas junto al logotipo de tu empresa? ¡Esperemos que no, porque este artículo no tiene nada que ver con eso!

Cuando hablamos de modelo de negocio podríamos decir, de una forma muy resumida, que se trata del plan global que define qué productos y/o servicios va a ofrecer la empresa, cómo va a ofrecerlos, a qué público se va a dirigir, y cómo será su venta y la forma de obtener ingresos. El modelo de negocio abarca un amplio conjunto de factores, como definir las características de los productos que se venderán, prever la manera de llegar a los clientes, las formas de promoción publicitaria que se utilizarán, el público objetivo al que irá dirigido el producto, etc.

Podría decirse que existen casi tantos modelos de negocio como empresas hay en el mundo. Pero seguramente esto no te sirva de mucho. Aunque cada empresa tiene su propia personalidad y por tanto su propio modelo, no obstante sí pueden tipificarse distintos tipos de negocio en función de diversos factores, como la forma de obtener ingresos o el tipo de clientes a los que se dirigen. Veamos algunos.

– Modelo “de varios lados”.

Este curioso nombre lo recibe un modelo de negocio en el que es necesario que dos o más partes (grupos de clientes), en principio no relacionadas entre sí, interactúen para obtener un beneficio mutuo. Proceso durante el cual la empresa que lo posibilita, obtiene algún tipo de beneficio. Aunque parezca un funcionamiento un poco extraño, hay un gran número de empresas relevantes que trabajan en base a un negocio de dos o más lados. Por ejemplo, Google conecta usuarios que buscan información con otros usuarios –habitualmente empresas- que necesitan que los primeros accedan a sus ofertas. En este tipo de modelo, por lo general se generará un efecto “red” que hará que crezca rápidamente una vez superadas las primeras fases de expansión, dado que cuantos más usuarios haya en un lado, generalmente aumentará el número de usuarios del otro lado, y viceversa.

– La franquicia.

Todo el mundo sabe qué es una franquicia. Se trata de un modelo muy extendido y de larga tradición. Consiste en alcanzar acuerdos con terceros para que vendan nuestros productos, utilizando nuestros métodos comerciales, nuestra marca y nuestra imagen de empresa, a cambio de una contraprestación económica (habitualmente un porcentaje sobre la facturación y/o un canon fijo). Hay miles de ejemplos, especialmente en el sector alimentario.

– Negocio “de cola larga”.

Es un modelo que no busca generar un gran volumen de ventas a partir de un reducido número de productos de consumo masivo, sino que se va al extremo opuesto. Consiste en ofrecer un amplio muestrario de artículos menos habituales o más específicos que obtendrán pocas ventas individualmente, pero que aportarán una gran cantidad de ingresos cuando se sumen en su conjunto. Un ejemplo de empresas que obtienen buenos resultados con el modelo de cola larga son las dedicadas al comercio electrónico, que suelen tener enormes catálogos de productos –con frecuencia muy peculiares- a la venta.

– Modelo “freemium”.

Muy de moda en los últimos años. Se trata de un modelo en el que se ofrece al usuario una parte del servicio de forma gratuita y se cobra si se quieren obtener servicios más completos o avanzados. Para conseguir sacarlo adelante, normalmente será necesario obtener un gran número de clientes, dado que por lo general sólo unos pocos estarán dispuestos a ir más allá de la parte gratuita del servicio y pagar por un extra. ¿Quieres ejemplos? Una enorme cantidad de las apps que puedes encontrar hoy en día se ofrecen bajo un modelo freemium.

– De suscripción.

Es un tipo de modelo de larga tradición. Se trata de ofrecer un producto o servicio al que el consumidor quedará vinculado y por el que pagará de forma periódica. A través de este modelo se obtienen ingresos recurrentes. Eso sí, para sostenerlo es necesario ofrecer productos o servicios que den verdadero valor al cliente, o de lo contrario terminarán dándose de baja. La cuota de suscripción a un diario o revista, o incluso un contrato de suministro eléctrico son algunos ejemplos de modelo de suscripción.

– El E-Commerce.

Se trata del comercio electrónico (y en este caso no se puede decir “de toda la vida”, porque aunque parezca lo contrario lleva muy poco tiempo entre nosotros). Una versión moderna de las tradicionales tiendas o supermercados a pie de calle, que ofrece sus productos online y en el que la logística de envío a domicilio juega un papel fundamental. Puede servir tanto para ofrecer productos de consumo masivo como productos “de cola larga”. Su crecimiento durante los últimos años es imparable.

– El Dropshipping.

Se trata de una modalidad de comercio electrónico muy particular, en la que únicamente hay que ocuparse de la venta electrónica. El proveedor se encarga de almacenar el producto, tanto de suministrarlo, como de enviarlo al cliente final. Para mantener este tipo de negocio no suelen ser necesarias grandes inversiones de dinero. Eso sí, los márgenes serán habitualmente estrechos y no te resultará sencillo tener un control sobre la calidad del servicio.

– De afiliación.

Aunque existe desde hace mucho tiempo, es un modelo que ha vivido una segunda juventud gracias a internet. Consiste en promocionar productos de terceros y recibir a cambio una comisión en función de las ventas logradas. Para que funcione online, normalmente serán necesarias ingentes cantidades de tráfico. Muchas de las páginas que se dedican a analizar productos y facilitan un link a la página de la empresa que los comercializa pueden servir como ejemplo de modelo de afiliación.

– “Peer to peer”.

Se trata de un sistema en auge y una variedad del modelo “de varios lados”, en el que se pone en contacto a particulares entre sí. Por lo general, la empresa suele obtener ingresos gracias a la publicidad o a cobrar pequeñas comisiones, por ejemplo si se lleva a cabo algún negocio entre particulares. Múltiples plataformas muy populares hoy en día funcionan en base a un modelo “peer to peer”, como las que ponen en contacto a personas que quieren comprar o vender productos de segunda mano.

Estos son algunos modelos de negocio, tanto tradicionales como más modernos, de entre los muchos que pueden existir. Además, cada día surge un nuevo modelo de negocio. Puede incluso que tú, apreciado lector, estés a punto de crear un nuevo tipo que aún no exista.

Ahora que ya sabes más acerca de modelos de negocio, puedes seguir aprendiendo cosas. Por ejemplo, puedes conocer a eHorus. eHorus es un simpático y pizpireto sistema de gestión remota de equipos, y está deseando que le conozcas. Entra aquí y descubre lo que eHorus puede ofrecerte.

RSS Feed