1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(1 votes, average: 5,00)
Cargando…

This post is also available in: Inglés

Problemas de comunicacion en la empresa, ¿es posible mejorar el ambiente laboral?

Cuando llegas a una entrevista de trabajo y te preguntan qué tal tu experiencia trabajando en equipo, todos intentamos demostrar que trabajamos estupendamente, que somos personas sociables y que cualquiera estaría cómodo trabajando con nosotros. Pero la verdad… muchos preferimos trabajar solos. No porque seamos personas introvertidas, que vivimos en cuevas y comemos grillos, sino porque sabemos que los problemas de comunicacion en la empresa pueden causar grandes malentendidos, y si llevas más de 10 años trabajando, habrás sido testigo de situaciones complicadas y a veces incluso dantescas.

Pero aún así, trabajar en equipo es algo vital, con lo que podemos dar mucho más de nosotros mismos. A veces tienes la suerte de tener compañeros maravillosos, que hacen su trabajo, te ayudan y resuelven dudas, pero en otras ocasiones puedes encontrarte con personas opuestas a ti, vagas, que trabajan a diferentes ritmos e incluso malhumoradas. Tengas que enfrentarte a una situación u otra, los problemas de comunicacion en la empresa están a la orden del día y aprender a comunicarse dentro del grupo es algo vital para que el trabajo salga adelante.

Peter Drucker, conocido filósofo muy dedicado a la administración del S.XX, afirma que “el 60% de los problemas empresariales son consecuencia de una mala comunicación”. Y aunque creas que eres un experto comunicando tus ideas revisa estos trucos para reducir los problemas de comunicación en la empresa:

Debes saber que no todas las comunicaciones son iguales, a continuación mostramos tres sencillos trucos para conseguir crear el inicio de un buen ambiente laboral sin problemas de comunicacion en la empresa:

Piensa cuál es el canal más adecuado para dar el mensaje:

Imagina que acabas de recibir un mensaje de tu mujer en mayúsculas y negrita al Whatsap, dónde pone “VEN YA DEL BAR Y RECOGE LA COCINA”. Al verlo tu primera reacción puede ser, me voy corriendo, tengo toda la cocina llena de gazpacho y mi mujer me va a matar. Cuando llegas a casa tu mujer te saluda con un beso, una gran sonrisa y vuelve corriendo al sofá para ver el último capítulo de Walking Dead. Preguntas si está enfadada y te contesta: ¿Yo? ¿Por qué iba a estarlo?

¡Cuántos casos similares a este te habrán ocurrido en tu día a día! Hay diferentes métodos para comunicarse, y en ocasiones, los mensajes cortos, los correos o los chats internos de la oficina, pueden ser malinterpretados y llevarnos a confusiones. Deja los mensajes para tu hogar, en la oficina siempre que sea posible opta por el cara a cara. En caso de que os encontréis en oficinas diferentes, las llamadas telefónicas son útiles, pero las videollamadas o software como eHorus, lo son aún más.

¿Cómo expresamos lo que está ocurriendo?

En nuestro caso, una empresa de desarrollo de software, los desarrolladores, los comerciales, el equipo de rrhh, la diseñadora gráfica, los escritores y traductores, tienen formaciones completamente distintas. Para dar un mensaje hay que aprender a adaptar nuestro diálogo adaptándonos a la persona.

Comunícate, pero no en exceso:

Es muy bueno preguntar cuando tenemos dudas, pero deja de comunicarte en exceso. Interrumpir continuamente el trabajo de nuestra compañera enseñándola lo bonito que es tu perro, o con vídeos de escarabajos peloteros que ruedan pendiente abajo, va a despistar y molestar a nuestro compañero. Hay momentos en los que debes estar callado y respetar a los demás, y si tienes un día de vagos, lo mejor es que no desconcentres al resto. Por otro lado, las preguntas en exceso pueden resultar molestas, recuerda que existe San Google, y para temas que no sean de vital importancia para la empresa, anímate a usarlo, comienza a ser más resolutivo.

Comenzando a poner estos trucos en práctica, las relaciones laborales van a empezar a ser más llevaderas. Pero los problemas de comunicacion en la empresa se pueden reducir aún más teniendo en cuenta varias pautas, que deben implementar los trabajadores y los representantes de cada grupo:

  • Todos deben sentirse miembros del equipo: Tener una función clara, definida y sentir que el trabajo que realizamos es importante. Todos formamos parte de una cadena y desde el que realiza el montaje, hasta el que vende el producto o da soporte, es necesario para que una empresa funcione.
  • Actividades externas: Dicen que cuando hay confianza da asco. Pero en este caso, fomentar las relaciones entre compañeros, con actividades fuera de la oficina es una buena idea. Unas cervezas en el bar o un día de karaoke, puede mejorar el ambiente, limar asperezas y crear mejores relaciones. Cada día más empresas se unen a estas iniciativas con gymkanas, barbacoas y cenas de empresa, está comprobado que las relaciones mejoran.
  • Saber escuchar y compartir ideas: Para este punto es importante sentirse dentro de un grupo, si no va a ser complicado que alguien exprese su opinión libremente. Independientemente de si se trata de personas más abiertas o cerradas, es bueno que se sientan escuchados. Cada empleado puede tener buenas ideas para mejorar el producto, departamento, organización, etc. Como tener en cuenta las ideas de todos es casi imposible, es muy positivo contar con una herramienta de apoyo para introducir sugerencias, y en caso de que sean eficaces llevarlas a cabo. Aquí podemos hablar desde un software como gitHub o un tupper de sugerencias colocado en vuestra cocina.
  • Evita las exageraciones: Saber comunicar es un arte. Todos tenemos algún compañero que exagera o maquilla todas las noticias. Es importante aprender a informar a tus compañeros en el momento adecuado y sin manipular la información. Así, no solo evitas que no se tomen decisiones precipitadas, sino que cunda el pánico.
  • Ser empáticos con nuestros compañeros: Aunque sea la palabra de moda que todos usan, tiene su porqué, saber ponerse en el lugar del otro es algo fundamental para mejorar las relaciones laborales. No todos somos iguales y cada día es más corriente trabajar con colaboradores extranjeros. Da igual donde haya nacido, si es o no creyente, el lenguaje que hable, cómo sea su cultura o su sexo. Hay que aprender a comunicarse con todo tipo de personas, es muy complicado encontrar a alguien que piense exactamente igual que tú, pero si eres respetuoso, seguro que vas a ser respetado. “Solo cuando la diversidad sea asumida, vamos a poder comunicarnos correctamente.“
  • Aprender a solucionar los problemas: Al ser personas diferentes, es normal que surjan opiniones diferentes, muchas veces esto va a crear problemas en el grupo. En este punto es importante no esperar a que el problema explote, lo mejor es que cuando comience a generarse un problema se tenga una reunión para hablar de qué está ocurriendo, donde tanto los jefes, como los empleados muestren de manera sincera los problemas que están viviendo. En ocasiones puede deberse a malentendidos o problemas en la organización, para evitar que esto llegue a más, hay que tratarlo a tiempo, buscando soluciones que no perjudiquen a ningún grupo. Siendo equitativos e inteligentes.

Hasta aquí algunos de los consejos que todos deberíamos empezar a seguir hoy mismo. Si quieres ver más artículos relacionados con la comunicación en el trabajo te recomendamos que visites el artículo el Efecto Pigmalión en el trabajo.

RSS Feed